Tanti auguri!

Fuegos artificiales detrás de la Mola en la celebración del 17 de marzo.

Fuegos artificiales detrás de la Mola en la celebración del 17 de marzo.

La pesadilla de la lluvia no impidió que Vitorino Veneto, la plaza en mayúsculas de Turín, se llenará ayer de italianos para cantarle cumpleaños feliz a su país. Visto desde los ojos de una española fue bastante impactante, no sólo por el número, ni por el espectáculo, sino por el comportamiento. En España, sólo he visto esa manada de gente con banderas nacionales y orgullo de llevarlas, sin que esto supusiera la relación con ningún tipo de ideología política, una vez en mi vida, con el Mundial.

Aquí, no sólo todo el mundo llevaba la tricolor, donde fuera, sino que además, en un momento de la noche rompieron, de manera completamente improvisada, a cantar el himno de Italia. Para mí, acostumbrada a que ese tipo de gestos se relacionen con una corriente política con la que, obviamente, no me siento identificada, fue de lo más emocionante. Hasta yo me sentí italiana y me entraron ganas de cantar Fratelli d’Italia, (sólo la estrofa que me sé, claro)

No sé como sería la fiesta en otras partes del país, (Turín es Turín y ya se sabe) por lo que leo en los periódicos algo agitada, debido a petardeces varias de políticos mamarrachos. Pero a mí me dio la sensación de que a pesar del Gobierno patatero y de sus políticas marrulleras, a pesar de ser el hazmerreír en el resto de Europa, (o el mundo) y de estar pasando por un período de su historia que da un poco de penita, Italia es Italia, con su cultura, su arte, su talento y su patrimonio, (aunque se esté destruyendo poquito a poco) y de que los italianos, a pesar de estar cansados de todo esto aún les quedan fuerzas para quejarse e intentar cambiar las cosas, (sí, señores, algunos hay)

Tanti auguri, Italia!

Pd. Happy Sant Patricks day!

Anuncios

Fare gli italiani

Italia se busca a sí  misma en Turín

El gran día llegó y desde hace dos días Turín está frenética. La ciudad se ha puesto a la cabeza de la celebración por el 150 aniversario de la unidad de la Nación y la tricolor, pasada por agua, inunda todos los rincones de la ciudad.Para más información ver post del 1 de marzo.

Banderas Risorgimento. Turín

Banderas Risorgimento. Turín

Banderas italianas en balcones turineses dispuestas a celebrar el 17 de marzo.

Banderas italianas en balcones turineses dispuestas a celebrar el 17 de marzo.

Escaparate en Turín.

Escaparate en Turín.

Escaparate en Turín.

Escaparate en Turín.

Librería lista para el día del Risorgimento.

Librería lista para el día del Risorgimento.

Lluvia deja de molestar, que hoy hay que celebrar.

 

Aguanta Japón.

Turín, Piamonte y Risorgimento

Los piamonteses y su afición a los primeros puestos es algo que ya he destacado varias veces en este blog. Afición que les viene de la época de Pietro Micca, a quién algún día dedicaré un post porque junto con Cavour y Garibaldi lo son todo en esta región.

¿Qué tendrán los piamonteses con su afición a los récords y a los primeros puestos que han conseguido que traspase fronteras? Hoy El País publica un reportaje sobre Barolo pueblo de la región de Piamonte, (región, que no provincia, señores periodistas) en el que se describía el vino de Barolo como “el más cotizado de Italia”, “el que mejor se exporta”, “el más famoso y también el mejor”

Y qué tendrán los piamonteses que me han conseguido contagiar de su seriedad pero amabilidad, de su acento, a veces inentendible, (per piacere, fate un favore al mondo e soprattutto a gli stranieri e aprite la bocca per parlare e ricordate che noi siamo abituati al acento italiano, non francese o qualsiasi simile), de su afición por los récords y su manía de pensar que Turín no es sólo la mejor ciudad de Italia, sino del mundo mundial, de su afición por el frío, la nieve y los Alpes, de sus horarios, completamente incomprensibles para una española y de su bonita constumbre a comer helado a cualquier hora en cualquier mes del año.

Que hoy hace sol en Turín y que a tres días del Risorgimento, me siento más turinesa de lo normal. Será el sol y que se ven los Alpes.

Vista de los Alpes desde un balcón de la ciudad.

Vista de los Alpes desde un balcón de la ciudad.