Signos de evejecimiento. Capítulo III: Cuando en tu maleta van más medicamentos que bragas

Asumámoslo…. había una edad en la que los viajes se hacían de otra manera. Durante nuestros años mozos podíamos dormir en tiendas de campaña sin que nuestras espaldas se resintieran, íbamos de mochileros por la vida y nos parecía de lo más exótico, de lo más bohemio. Las resacas no existían, los pies no dolían y afrontábamos el jet lag como una aventura.

Asumámoslo… esa edad, ha pasado y este verano mi maleta, (ya con ruedas) mi espalda, mis resacas y mis pies, están dando buena cuenta de ello.

No se trata de la vejez, se trata de hacerse grande, de que a estas edades empieza a importar el colchón en el que duermes, tu intestino ya no es el que era y en tu maleta viajan más medicamentos que bragas. Antimosquitos, antimedusas, tiritas, solución para todo tipo de picaduras, pastillas contra los gases, contra el ardor, contra los dolores de cabeza, contra los mareos, cremas solares, after sun, protectores de todo tipo, antibióticos... Y no creáis que todo esto lo digo por decir, lo cuento con conocimiento de causa, que con los dos viajes que llevo este verano ya podía haber montado una farmacia.

Que me sé de dos que empezaron un festival así,

 IMG_4766

y lo terminaron así, ( y eso a los 20 no pasaba)

unnamed

Pues eso amigos, que viajar sí, pero con clase, que estos cuerpos ya no son lo que eran.

 

 

 

Próximo capítulo: Amigos que se les va la cabeza y te convierten en tía antes de los 30.

 
Si te ha gustado esto también puede interesarte….
Signos de envejecimiento. Capítulo I: amigos que se les va la cabeza y deciden casarse
Signos de envejecimiento. Capítulo II: tu primera despedida de soltera
Anuncios

Esta bloguera sigue viva

Ya sé que lo que muchos pensarán es que he desaparecido o que me he dado a la fuga con un moreno sexy y tengo cosas mejores que hacer, pero no, no es el caso, de momento.

El caso es que llevo una vida de lo más normal, la vida de todo parado que se precie, enganchada el Linkedin y al Infojobs y sufriendo mini infartos cada vez que suena el teléfono con un número desconocido, (para que luego sea Orange y tarde dos horas en recomponerme del susto, claro está) El caso es que resulta bastante difícil mantener esto activo y con contenidos interesantes llevando esta vida. Era mucho mejor cuando podía contarles que me habían secuestrado un camión en la frontera con Polonia a 3 días del evento o que en Ucrania el simple hecho de coger un taxi era una aventura inigualable.

No se engañen, no es que no me hayan pasado cosas interesantes. He vivido un mes en Barcelona; he abrazado el hipsterismo; he montado en bici por Milán; he conocido una parte desconocida del Piamonte; he tenido un nuevo sobrino postizo; he recorrido un circuito de fórmula 1, (andando); he ido a 100 (he perdido la cuenta) manifestaciones y otras tantas infructuosas entrevistas de trabajos precarios; he aprendido a hacer paellas; me he hecho mayor; he visitado Girona, Cuenca, Lisboa, Granada, Gijón y San Sebastián; he vuelto a probar el vodka; he aprendido que cuando a los musulmanes les toca rezar, rezan aunque estén en medio de una convención y que algunos noruegos pueden estar borrachos a las 10 de la mañana; he intentado escribir sobre cosas serias; he vivido mi propia historia a lo “ocho apellidos vascos”; he tenido una vida cultural de lo más activa, he conocido la biblioteca más maravillosa del mundo; he visitado tres veces Ikea y también he trabajado, (algo, no se crean)…. vaya, que si me pongo me da para un libro.

Pero ser una bloguera de éxito, no es fácil. A menudo me asaltan las dudas, ¿a quién le van a interesar todas las chorradas que cuento aquí corriendo los tiempos que corren? o ¿por qué no dedico mi tiempo a escribir sobre cosas interesantes o a denunciar injusticias? Y lo he intentado, pero lo cierto es que me da pereza bombardear a mis pocos pero adorables lectores con más y más penas precisamente con los tiempos que corren. Y luego son esos mismos tiernos lectores los que me escriben diciendo que me echan de menos y que no lo deje nunca. Y llega ese fan que tengo en Argentina que entra todos los meses a ver si he publicado algo nuevo, (amigo argentino, manifiéstate) o aquel de Rusia o de Méjico, o mi amigo español – polaco que dice que mi post sobre las polacas es lo más cierto que ha leído en mucho tiempo, (creo que no lo dijo exactamente así, pero no importa) y entonces a mi me da el subidón subidón y pienso “tengo que volver a escribir” porque lo crean o no, sean fans de este blog o les parezca una auténtica chorrada a mí este ejercicio me mantiene en la cordura y precisamente con estos tiempos que corren es lo que yo necesito… CORDURA.

Así que por mi bien prometo actualizar contándoles con detalles todas esas novedades que han pasado en los últimos 4/5 meses. Ustedes por su parte hagan lo propio, comenten y saluden.

Hasta pronto!

Puente 25 de abril.

Puente 25 de abril. Foto Roberto Moreno.

 

El mito del año sin verano. Cuatro planes para sobrevivir al calor madrileño

Por favor, que alguien eche de la carrera al meteorólogo que se le ocurrió decir que este era el año sin verano.

Pero no os preocupéis madrileños asfixiados que yo os he preparado la agenda para sobrevivir al calor y tener vida social.

Para aquellos no privilegiados, como yo, sin aire acondicionado ni piscina, lo mejor es refugiarse en lugares fresquitos. Y yo he descubierto algunos paraísos en la tierra.

1. LEER EN UN ANTIGUO ZOOLÓGICO.

Lo de ir al Retiro a leer en verano y hacer como que estás agustito es puro postureo. Se acabó el sufrimiento. Por fin, el Ayuntamiento, después de 8 años de obras ha inaugurado la Biblioteca de la casa de las fieras en el Retiro, que fue el zoológico de la capital hasta 1972. Las rejas de las jaulas han sido sustituidas por cubos transparentes con vistas al parque. Han puesto unos silloncitos la mar de cómodos donde leer sin sufrimientos.

Jaulas del antiguo zoológico de Madrid. Foto Zona Retiro.

Jaulas del antiguo zoológico de Madrid. Foto Zona Retiro.

Biblioteca Eugenio Trías. Foto Zona Retiro

Biblioteca Eugenio Trías. Foto Zona Retiro

2. VIDA CULTURAL

Hasta el 4 de agosto Giacometti y sus largiruchas figuras están de visita en la Fundación Mapfre. La muestra se ha planteado para demostrar que Giacometti no concebía la escultura como un objeto aislado, sino como un lugar y un espacio en el que confluyen el amor, la vida y la muerte como las principales obsesiones del artista. Además de sus largiruchos hay unas fotografías increíbles de Man Ray, Boiffard y otros,  que nos presentan al escultor como personaje con sus rizos despeinados y sus obsesiones.

La exposición, que para haberle costado a maprhe casi un millón de euros, tiene ciertos problemas museográficos, es interesante e íntima y el aire acondicionado va tan bien que a veces echas de menos una chaquetilla. Ideal para pasar la ola de calor.

Giacometti. Terreno de Juegos. Fundación Maphre. Foto El País.

Giacometti. Terreno de Juegos. Fundación Maphre. Foto El País.

3. LA HORA DEL TE

Después de tanta lectura y tanta cultura lo mejor es relajarse. El Instituto francés de Madrid esconde un jardín urbanita con precios muy asequibles donde relajarse al fresquito y desayunar unos ricos croissants, merendar tartas caseras o comer un menú del día con ensaladitas y cremas frías. Gracias a ellos me estoy reconciliando con Francia y los franceses, (si es que alguna vez me enfadé de verdad)

Café Bistrot. Instituto Francés de Madrid.

Café Bistrot. Instituto Francés de Madrid.

4. BUSCANDO LA INSPIRACIÓN EN LA LATINA

Estoy harta de que a la Latina solo vayamos los domingos cual provincianos a beber mojitos y montar escándalo. Yo he descubierto mi propio rincón de inspiración entre la Plaza de la Paja y la calle Segovia. Entre semana el Jardín del Príncipe de Anglona está vacío y corre una brisita, que os puedo asegurar, inspira.

Jardín Principe de Anglona

Jardín Principe de Anglona

Jardín Principe de Anglona

Jardín Principe de Anglona

No os quejaréis de los planes fresquitos y económicos que os he preparado. Y de regalo y por si después de tanta marcha os quedáis con ganas de pasar la noche al fresco os dejo el link de los cines de verano de la ciudad.

¡A sobrevivir!

4ºpiano Evolution Pro

Señoras, Señores, he estado desaparecida durante un buen rato y tienen razón en reñirme todo lo que me han reñido, pero todo tiene su explicación.

4º Piano nació a principios de 2011, bufff ya me acompaña desde hace dos añitos, empieza a hacerme vieja. Acababa de irme a vivir a Italia en busca de habichuelas y cansada de escribir mails colectivos contando lo bien que estaba, lo bien que comía y cuanto me abrigaba decidí abrir este blog, no sólo para contar que seguía viva sino también para escribir sobre todo lo que veía, oía y comía.

Lo que empezó casi como un juego, de repente se hizo grande. Empezaron a llegarme comentarios positivos y empezó a seguirme gente de países en los que nunca había estado, y eso es la mar de emocionante, os lo puedo asegurar. Poco a poco me fui dando cuenta de que me gustaba escribir y de que me gustaba escribir sobre la cultura, la gastronomía y el idioma de los países en los que estaba o por los que pasaba y lo que en ellos aprendía.

Contar mi experiencia turinesa fue un principio muy emocionante y cuando 4ºpiano se convirtió en 4ºpietro para narrar los meses que pasé en Polonia y Ucrania la cosa se volvió aún más divertida.

Pero ahora, después de dos años he vuelto a España, (esta historia da como para un post ella solita) he pasado de ser un cervelli fuori para ser un cervello dentro y tengo que reconocerlo, con la vuelta, 4ºpiano ha pasado por una de sus mayores crisis. Me parecía que ya no tenía temas sobre los que escribir y que estando en Madrid el blog dejaba de tener sentido y ya no interesaba a nadie. Varias veces he pensado en cerrarlo y dejarlo como un bonito recuerdo de una etapa bonita de mi vida. Pero mis mayores fans, que son también mis mejores amigos y mis padres, todo hay que decirlo, me lo han impedido y seguramente hayan hecho bien. Porque en el fondo a mi lo que me gusta es escribir, desde Italia desde España o desde la China Popular y sobre todo porque siempre habrá cosas bonitas que contar.

Así que 4ºpiano vuelve, un poco diferente y con un look renovado, pero con las pilas cargadas.

¡Abróchense los cinturones!

Foto de David Ensor

Foto de David Ensor

Cuando el destino te dice donde vivir

Si no vienes bien preparado para la aventura, buscar piso en Madrid puede llegar a ser un infierno. Distancias interminables de metro, precios inasequibles a todo bolsillo precario y negociaciones agotadoras con caseros tacaños. Por no hablar de los eufemismos en los anuncios inmboliarios donde “acogedor” significa pequeño, “dúplex” quiere decir que tiene una litera y “en pleno centro” es La Elipa. Y lo peor de todo, el concepto de lo “luminoso” que tienen los demás.

Y así día tras día vas ocupando casas de amigos y familiares y cuando estás casi al borde de la desesperación y diciendo “Yo me voy a comer caldos de mi madre” el destino te manda la señal de las señales. Te asomas por la ventana de la última habitación que has ido a ver y te das cuenta de que en el solar de enfrente Juan de la Cuesta dio a luz al Quijote y desde ese momento da igual que la cocina sea pequeña, que la calefacción funcione de higos a brevas, que haya un cuarto de baño para seis habitaciónes, que las paredes sean de color naranja o que tus compañeros sean todavía más fiesteros que tú… El destino es sabio y cuando manda señales hay que escucharlas.

IMG_0643Desde mi ventana.

Además de eso mi nueva casa tiene otras ventajas. Vivo en un barrio bonito lleno de cosas bonitas, conozco a todos los comerciantes del lugar, mis nuevos compañeros de piso son estupendos e internacionales, lo que le viene estupendamente a mi portugués, mi inglés y mi maño, cuando llego por las noches Alba siempre está dispuesta a hacer algo rico de cenar y tengo una cama gigante. ¿Qué más se puede pedir? Invitados estáis todos.

la fotoMi nuevo barrio.