¿Obama? no, Naomi, la Campbell, digo

En Milán puede pasar que un domingo cualquiera vayas tú tan tranquila caminando por la calle con la atención puesta en todas las cosas que tienes que hacer el lunes por la mañana en la oficina cuando, de repente, oigas a gente gritar como descosidos, fotógrafos que corren a tu alrededor y flashes, muchos flashes.

¿Qué pasa?, ¿quién viene?, ¿Obama?, no, Naomi, la Campbell, digo, obviamente. Ay señó y yo con ese moño de domingo, las gafas y sin maquillar… Si es que no estoy hecha para el glamour de esta ciudad.

Naomi Campbell en no sé muy bien que tienda, por lo visto famosísima de Milán. Foto del Daily Mail.

Naomi Campbell en no sé muy bien que tienda, por lo visto famosísima de Milán. Foto del Daily Mail.

Y así cada 200 metros. Gritos, flashes, fotógrafos y modelos, sobre todo muchos modelos. Y es que, para el que no se haya enterado aún, estamos en pleno auge de la Semana de la moda o lo que es lo mismo pero dicho con más estilo en la Milan Fashion Week, una de las más importantes del mundo mundial.

Hoy a diez pasos de mi moño y mis gafas

Hoy a diez pasos de mi moño y mis gafas

En esta semana, la ciudad ya estilosa de por sí, se transforma, el tráfico se corta, los hoteles están al máximo de sus capacidades y la gente entre en el mood fashion por lo que te puedes encontrar todo tipo de modelitos como los que podéis ver en esta pedazo de galería que me he currado para que no os perdáis detalle de lo que me encuentro cada día por la calle.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y aquí, entre todo este jaleo, estoy yo, que la mayoría de días no tengo muy claro que los colores que llevo peguen los unos con los otros. En fin…a ver si acaba ya y la cosa vuelve a la normalidad, que me siento muy bajita entre tanto modelo.

Una imprenta con historia

Señores, la semana pasada estuve en el paraíso en la tierra, o al menos en el paraíso de los tipópatas, (de tipo patía. Dicese de la persona que padece tipopatía u obsesión por las letras, la tipografía y las imprentas).

Esta maravilla de la que os hablo está en Málaga y es la  nueva imprenta Sur. La que fundaron Emilio Prados y Manuel Altolaguirre en 1925 y en la que se imprimieron los primeros versos de la generación del 27. En la nueva sede en el centro cultural Generación del 27 se respira poesía por todos lados y es que la historia de esta imprenta va unida no ya a la historia de la impresión en España sino a toda la historia de la poesía española del siglo XX.

Imprenta Sur. Málaga.

Imprenta Sur. Málaga.

Lo más emocionante no fue el olor a tinta y gasolina, ni disfrutar abriendo todos los chibaletes ni juguetear con la minerva, lo mejor de todo fue conocer a Pepe Andrade, el tipógrafo que la mantiene viva y que es una leyenda de persona. Hijo y nieto de tipógrafos se emociona enseñándote las fotos de Alberti, Aleixandre y compañía y contándote como aprendió su oficio jugando de pequeño con los tipos y sacando de quicio a su padre y a todo cajista que se le pusiera por delante y como aún se le saltan las lágrimas cuando por su casa aparecen algunas pruebas de impresión de aquellos años o de la revista Litoral. Pepe, su casa y su imprenta son historia viva.

José Andrade, (padre de Pepe) al lío. Foto Centro cultural generación del 27.

José Andrade, (padre de Pepe) al lío. Foto Centro cultural generación del 27.

Imprenta sur 2

La saga de los Andrade en la Antigua Imprenta Sur: Manuel Andrade Miranda, José Andrade Martín y Pepe Andrade Miranda, maestros tipógrafos, Málaga 2005. Foto Centro cultural Generación del 27.

Mantener una conversación con él fue uno de los momentos que más he disfrutado desde que me enfermé de tipopatía, hará ya unos 4 años. No paraba de repetirme lo contento que estaba de que hubiera ido a visitarle alguien del “gremio”, (ya me gustaría a mí ser de su gremio) porque entendía tan bien como él que esta es un enfermedad contagiosa y que no tiene cura y que lo mismo un día te da un apechusque por tanto amor a las letras.

Amigos tipopatas del mundo, si aún no habéis estado tenéis que ir, (y aprovecháis para daos un paseíto por la calle Larios y disfrutar de la costa del Sol) y sobre todo, amigos, como no paraba de repetirme Pepe, desde que entré por la puerta: “si vais a componer, poneos gafas”

Pd. Nótese que el logo de la Diputación de Málaga es una Bodoni flamenca. (Momento  freak)

Diputación de málaga

Para información histórica sobre la imprenta ver aquí.

El mito del año sin verano. Cuatro planes para sobrevivir al calor madrileño

Por favor, que alguien eche de la carrera al meteorólogo que se le ocurrió decir que este era el año sin verano.

Pero no os preocupéis madrileños asfixiados que yo os he preparado la agenda para sobrevivir al calor y tener vida social.

Para aquellos no privilegiados, como yo, sin aire acondicionado ni piscina, lo mejor es refugiarse en lugares fresquitos. Y yo he descubierto algunos paraísos en la tierra.

1. LEER EN UN ANTIGUO ZOOLÓGICO.

Lo de ir al Retiro a leer en verano y hacer como que estás agustito es puro postureo. Se acabó el sufrimiento. Por fin, el Ayuntamiento, después de 8 años de obras ha inaugurado la Biblioteca de la casa de las fieras en el Retiro, que fue el zoológico de la capital hasta 1972. Las rejas de las jaulas han sido sustituidas por cubos transparentes con vistas al parque. Han puesto unos silloncitos la mar de cómodos donde leer sin sufrimientos.

Jaulas del antiguo zoológico de Madrid. Foto Zona Retiro.

Jaulas del antiguo zoológico de Madrid. Foto Zona Retiro.

Biblioteca Eugenio Trías. Foto Zona Retiro

Biblioteca Eugenio Trías. Foto Zona Retiro

2. VIDA CULTURAL

Hasta el 4 de agosto Giacometti y sus largiruchas figuras están de visita en la Fundación Mapfre. La muestra se ha planteado para demostrar que Giacometti no concebía la escultura como un objeto aislado, sino como un lugar y un espacio en el que confluyen el amor, la vida y la muerte como las principales obsesiones del artista. Además de sus largiruchos hay unas fotografías increíbles de Man Ray, Boiffard y otros,  que nos presentan al escultor como personaje con sus rizos despeinados y sus obsesiones.

La exposición, que para haberle costado a maprhe casi un millón de euros, tiene ciertos problemas museográficos, es interesante e íntima y el aire acondicionado va tan bien que a veces echas de menos una chaquetilla. Ideal para pasar la ola de calor.

Giacometti. Terreno de Juegos. Fundación Maphre. Foto El País.

Giacometti. Terreno de Juegos. Fundación Maphre. Foto El País.

3. LA HORA DEL TE

Después de tanta lectura y tanta cultura lo mejor es relajarse. El Instituto francés de Madrid esconde un jardín urbanita con precios muy asequibles donde relajarse al fresquito y desayunar unos ricos croissants, merendar tartas caseras o comer un menú del día con ensaladitas y cremas frías. Gracias a ellos me estoy reconciliando con Francia y los franceses, (si es que alguna vez me enfadé de verdad)

Café Bistrot. Instituto Francés de Madrid.

Café Bistrot. Instituto Francés de Madrid.

4. BUSCANDO LA INSPIRACIÓN EN LA LATINA

Estoy harta de que a la Latina solo vayamos los domingos cual provincianos a beber mojitos y montar escándalo. Yo he descubierto mi propio rincón de inspiración entre la Plaza de la Paja y la calle Segovia. Entre semana el Jardín del Príncipe de Anglona está vacío y corre una brisita, que os puedo asegurar, inspira.

Jardín Principe de Anglona

Jardín Principe de Anglona

Jardín Principe de Anglona

Jardín Principe de Anglona

No os quejaréis de los planes fresquitos y económicos que os he preparado. Y de regalo y por si después de tanta marcha os quedáis con ganas de pasar la noche al fresco os dejo el link de los cines de verano de la ciudad.

¡A sobrevivir!

Typelovers en reunión. Entretipos

Gracias a la amabilidad de mixtolobo que me permite ser su corresponsal en todos los saraos pero sobre todo gracias, (gracias gracias gracias) a la inestimable colaboración de la beca father este fin de semana he sido uno de los más tipográficos de mi vida.

Y es que en Barcelona se lió parda y todos los typelovers del país, y parte del extranjero, nos reunimos allí para disfrutarlo. Se celebraba Entretipos, (y esperemos que haya más. ¿Quién dijo entretipos 2014?) un evento tipográfico que ha sido mucho más que eso porque ha habido de todo y todo bonito y muy muy bien hecho.

Cartel entretiposUna mañana de talleres. Jesús Morentin (impresión letterpress), Oriol Miró (caligrafía Copperplate), Clara Montagut (bordado tipográfico) y Pedro Arilla (diseño de tipografía) cada cual más interesates.

Y una tarde de conferencias, 7 nada más y nada menos y en todas aprendimos mucho.

En la de Balius, como siempre, lo admiré, en la de Clara me enamoré, (de ella, de su pelo y sobre todo de su trabajo) en la de Octavio aprendí, (y también sufrí por si ese hombre se nos ahogaba allí, en medio de todo el sarao)  en la de Manuel me lo pasé pipa, en la de Oriol flipé, en la de Marta me reí (y tomé notas para las mixtolobas) y en la de Pedro lloré, (de emoción, claro)

Conferencia Manuel Sesma. "Lo nuestro no tiene nombre"

Conferencia Manuel Sesma. “Lo nuestro no tiene nombre”

Pero entretipos fue mucho más, fueron regalos, sorpresas, consejos, ideas, fue conocer a maestros, fue ponerle cara a la gente que admiras, fue aprender y fue reunir a todos los frikis de la tipografía y typelovers, a los frikis nos gusta saber que no estamos solos.

Bolsita de entretipos llena de regalos.

Bolsita de entretipos llena de regalos.

Pero sobre todo fue un evento (atentos que viene la deformación profesional) muy bien organizado. La comunicación fue fantástica, los detalles encantadores y la organización precisa.

¡Vivan los entretipos y la madre que los parió! A por entretipos 2014

Con la colaboración de Mixtolobo, Casa Xavi, Eva de la Rocha y la beca father. Gracias.

Más fotos en la galería de @Littlemad

El alzamiento de Varsovia

1 de agosto de 1944 a las 17:00 inicia el levantamiento de Varsovia como parte del plan para liberar Polonia de las fuerzas nazis antes de que lo hicieran la Unión Soviética. Las fuerzas polacas resistieron durante 63 días pero sin aliados y con tropas menos equipadas que las alemanas el alzamiento costó la vida de 250.000 civiles polacos y con el 85 % de los edificios de la ciudad destruidos.

Cada año, el 1 de agosto la ciudad se paraliza durante un minuto en recuerdo y homenaje a las víctimas.

A Varsovia

 

El partido de la muerte

Acaba de terminar el Ucrania – Francia. No vivo demasiado lejos del estadio y oigo a los aficionados, que, a pesar de la derrota, vuelven a casa contentos, borrachos y cantando. Mis conocimientos sobre el fútbol ucraniano no llegan más allá de conocer la existencia del Dinamo de Kiev pero el fútbol de este país tiene una historia que contar.

Durante la década de los años 30 en la Unión Soviética el fútbol se había vuelto muy popular y el Dinamo era uno de los equipos que aparecían siempre en la parte alta de la clasificación. Con la invasión alemana en 1941 muchos de los jugadores se marcharon al frente o se convirtieron en prisioneros de guerra.

Los pocos supervivientes se reunían en una panadería de la ciudad para buscar trabajo. Entre un trabajo y otro Mykola Trusevych, ex portero del Dinamo, y Iosif Kordik, dueño del local empezaron a fantasear con la idea de montar un nuevo equipo. Así fue como Mikola se puso a la búsqueda de sus antigüos compañeros y fundó el FC Start con 8 jugadores del Dinamo y 3 del Lokomotiv. Se inscribieron en la liga local y jugaron y ganaron varios partidos con equipos de guarniciones militares.

Cuando ganaron al Flakelf los alemanes empezaron a preocuparse pensando que las victorias de los ucranianos podrían disminuir la moral de las tropas. El Flakelf pidió la revancha que estuvo arbitrada por un oficial de las SS. Se dice que el FC fue advertido de que ganar ese partido podría tener consecuencias. A pesar de eso, ganaron y se negaron a hacer el saludo nazi antes del partido.

El partido de la muerte. Foto de The Death Match. Forgotten heroes

Cartel de la revancha.

El partido se terminó a los 60 minutos cuando el FC Start ganaba 5 a 3. Una semana después cuando ganaron de nuevo al Rukh comenzaron a ser arrestados, torturados y mandados en centros de concentración.

“Evasión o Victoria” (Jonh Huston, 1981) es una de las pelícuals inspiradas en los hechos. En 2012 y en plena víspera de la Eurocopa se estrenó “The Match” una película del director ruso Andréi Maliukov pero parece que ésta última no mantiene todo el rigor histórico que debería, o eso dicen los historiadores ucranianos donde la peli no ha gustado nada.

Muzeum tecniki, Warszawa

Varsovia está llena de reliquias de los años 50 y el museo de la tecnología es una de ellas. Está en el Palacio de la Ciencia y la Cultura, ese edificio que la URSS regaló a Polonia en los años 50 y con el que los polacos tienen una fuerte relación de amor-odio.

Entrar en él es tele trasportarse directamente al 1955, año en el que se inauguró, porque tal como se abrió, así se quedó. Es el clásico museo que podría encabezar la lista de “los museos peor organizados del mundo”. Es un laberinto, no tiene luz, los vigilantes no hablan inglés (al menos los que estaban despiertos no lo hablaban) y, por supuesto, no hay ni un solo cartel explicativo. Pero nada de esto importa porque es justamente lo que le da su toque especial.

Y dentro de todo este ambiente  rancio y medio soviético, de repente y de la nada, así, abandonadas de la mano de Dios y  debajo de una escalera te encuentras esto;

Diré solo que cuando he vuelto a la oficina me han preguntado si me había drogado. 😉 😉

Fake palm tree

Son las 2 de la noche, sales de un bar en Varsovia y te encuentras esto:

Una palmera de 15 metros. De repente todas tus alertas se activan y empiezas a pensar en si algo de lo que has comido te ha sentado mal. ¿A lo mejor el vino? o ¿serán los efectos del maldito vodka polaco?, juro que yo no he fumado nada.

Con cara descompuesta miras a tus acompañantes polacos que ya tienen que estar más que acostumbrados porque ante tu cara de estupor ellos responden con toda naturalidad “tak,tak. It is a palm tree!” Sí, señores en un país en el que se llega a los -30 grados y la nieve te llega a las rodillas tú te puedes encontrar una palmera, así con toda la tranquilidad del mundo.

Y es que resulta que un día a Joanna Rajkowska, una artista contemporánea polaca se le ocurrió instalar esta palmera artificial y gigante en todo el centro de la ciudad. La palmera debía haber estado ahí por un año, el tiempo que duraba la exposición organizada por el centro de arte contemporáneo de Varsovia, y pretendía acercar el escenario de Israel a Varsovia, pero durante ese año se convirtió en un símbolo de la ciudad y ahí se quedo para sorprender a turistas no polacos.

Recordando a Rino

Llamadme exagerada pero Rino Gaetano es mi cantautor italiano favorito, sí ya sé que eso es mucho decir pero es que yo no me puedo resistir a su Ti ti ti ti ti ti ti ti ti, que le voy a hacer.

Rino debío ser un tío muy grande y tenía una gracia y un arte insuperables. El dos de junio, se cumplieron 30 años de su trágica muerte quando era jovecincísimo. Pero como ya está todo dicho, para que repetir. Yo me limito a haceros una recopilación de mis favoritas.

Dopo mezzanotte

Muy fan de esta película. El título en castellano es Después de medianoche;

“Martino, (Giorgio Pasotti) es un joven callado y solitario. Trabaja como vigilante nocturno en el Museo del Cine de Turín, donde puede dar rienda suelta a su gran pasión por el cine. Amanda, (Francesca Inaudi) trabaja en una local de comida rápida. Vive en La Falchera, a las afueras de la ciudad y sueña con una vida mejor. Angelo, (Fabio Troiano), su novio, roba coches. Una noche, huyendo de la policía, Amanda entra en el mundo de Martino, en el museo, situado en la espectacular Mole Antonelliana. Allí, la magia de las imágenes y los números se entremezclan para tejer una singular historia de amor a tres bandas”.

Vale, si, puede que el argumente este un poco trillado, pero los personajes son tan dulces y adorables y Turín sale tan bonita, que ya solo por eso merece la pena.

Si alguno me va a pedir amor eterno, que lo haga en la Mole.