Moka. Obscuro objeto del deseo

He echado cuentas y va a hacer un año desde que volví de Italia y un año hace que no me bebo un expreso como Dios manda, (un año, mamma mia) Desde entonces vivo con miedo a que esté demasiado aguado, sea demasiado largo o no tenga espuma. Voy por las cafeterías mirando el tipo de cafetera y la marca de café y miro fijamente a los ojos del camarero intentando descifrar si me da confianza antes de pedirle el adorado brebaje.

Tengo una lista de cafeterías del barrio donde se puede beber un café medianamente decente y una con los sitios donde es mejor pasarse directamente al té. En un momento de mono total y presa por la melancolía soy capaz de recorrerme 4 km hasta llegar a la italiana, uno de esos sitios de confianza y que ha pasado todas mis pruebas. Pero con esto y todo, la mayoría de las veces opto por el café con leche donde los daños son menores. Hace también casi un año escribí esto sobre la locura de los italianos con el café, hoy, después de un año, soy peor que ellos.

Por esto, desde mi humilde blog quiero hacer un homenaje, en el año de su 80 cumpleaños a ese invento que salva mis mañanas y que hace que mi melancolía más llevadera, la MOKA.

Moka. Foto el tornillo que te falta.

Moka. Foto el tornillo que te falta.

En 1933, cuando la economía italiana se encontraba más pa’ ya que pa’ ca’, Alfonso Bialetti introdujo la Moka Express que te permitía disfrutar del sabor de un buen expreso en casa por poco dinero. Hoy en día, la moka se ha convertido en un icono que se encuentra en todos los hogares italianos, a pesar de que tenga que luchar con las dichosas capsulitas. No hay nada más simple, más práctico, más bonito y mejor diseñado que una moka. Tanto que se ha expuesto en los mejores museos de diseño.

Desde entonces la Bialetti sigue fabricando la mítica cafetera que en principio se inspiró en una lavadora y para diferenciarla de imitaciones imprime en ellas a su famoso icono l’omino coi baffi.

Moka y café molido

A Luigi de Ponti, a la Bialetti y a los padres de Fran, por habernos llenado la casa de cafeteras.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s