Metro de Kiev. Trasladarse a otro tiempo

Entrar en el metro de Kiev es como trasladarse a los años 60. Tiene solo tres líneas, siempre está lleno, es lentísimo, los carteles están en cirílico y no hay manera de entender donde estás yendo y por supuesto los vigilantes no hablan inglés. Sin embargo es una de las maravillas de la ciudad.

Como buen metro soviético está decorado con grandes columnas, azulejos de colores vivos y lámparas de araña. Pero lo mejor son los billetes, una especie de moneditas de los cacharros de la feria que se meten unas máquinas de cuando Cristo se moceaban y desaparecen para siempre, ni un recibo, ni un billete, ni ningún papelito que asegure que tú has pagado tu billete. En España y en Italia sería la ruina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s