El partido de la muerte

Acaba de terminar el Ucrania – Francia. No vivo demasiado lejos del estadio y oigo a los aficionados, que, a pesar de la derrota, vuelven a casa contentos, borrachos y cantando. Mis conocimientos sobre el fútbol ucraniano no llegan más allá de conocer la existencia del Dinamo de Kiev pero el fútbol de este país tiene una historia que contar.

Durante la década de los años 30 en la Unión Soviética el fútbol se había vuelto muy popular y el Dinamo era uno de los equipos que aparecían siempre en la parte alta de la clasificación. Con la invasión alemana en 1941 muchos de los jugadores se marcharon al frente o se convirtieron en prisioneros de guerra.

Los pocos supervivientes se reunían en una panadería de la ciudad para buscar trabajo. Entre un trabajo y otro Mykola Trusevych, ex portero del Dinamo, y Iosif Kordik, dueño del local empezaron a fantasear con la idea de montar un nuevo equipo. Así fue como Mikola se puso a la búsqueda de sus antigüos compañeros y fundó el FC Start con 8 jugadores del Dinamo y 3 del Lokomotiv. Se inscribieron en la liga local y jugaron y ganaron varios partidos con equipos de guarniciones militares.

Cuando ganaron al Flakelf los alemanes empezaron a preocuparse pensando que las victorias de los ucranianos podrían disminuir la moral de las tropas. El Flakelf pidió la revancha que estuvo arbitrada por un oficial de las SS. Se dice que el FC fue advertido de que ganar ese partido podría tener consecuencias. A pesar de eso, ganaron y se negaron a hacer el saludo nazi antes del partido.

El partido de la muerte. Foto de The Death Match. Forgotten heroes

Cartel de la revancha.

El partido se terminó a los 60 minutos cuando el FC Start ganaba 5 a 3. Una semana después cuando ganaron de nuevo al Rukh comenzaron a ser arrestados, torturados y mandados en centros de concentración.

“Evasión o Victoria” (Jonh Huston, 1981) es una de las pelícuals inspiradas en los hechos. En 2012 y en plena víspera de la Eurocopa se estrenó “The Match” una película del director ruso Andréi Maliukov pero parece que ésta última no mantiene todo el rigor histórico que debería, o eso dicen los historiadores ucranianos donde la peli no ha gustado nada.

2 pensamientos en “El partido de la muerte

  1. La historia del “partido de la muerte” es ciertamente emocionante y daría para una película bastante mejor que la de John Huston (sin duda, la peor suya que yo haya visto); pero resulta difícil distinguir la realidad de la leyenda, porque el asunto se ha prestado a lo largo del tiempo a todo tipo de manipulaciones, orientadas sucesiva o simultáneamente por la propaganda soviética, por el nacionalismo ucraniano, por el nacionalismo ruso, por el revisionismo pronazi, por el deseo alemán contemporáneo de “pasar página” y eludir responsabilidades, y un largo etcétera, sin olvidar componentes semitas/antisemitas.

    Lo que es seguro es que el Start FC existió, que jugó una serie de partidos victoriosos en una liga organizada por un colaboracionista ucraniano con equipos de guarniciones militares alemanas o de países aliados, y que el penúltimo de esos partidos fue la revancha con el Flakelf, al que volvió a ganar 5 a 3. También es cierto que uno de los miembros del equipo pereció bajo las torturas de la Gestapo, aunque sin relación con el partido (fue detenido días antes, por su condición de miembro del Partido Comunista y antiguo oficial de la Policía, instituciòn fundadora del Dynamo) y que al menos tres más acabaron en campos de concentración y/o fusilados en Babi Yar. Pero sobre el desarrollo del partido en sí y su relación con ese trágico fin las cosas están menos claras. Algunos detalles del mito consagrado popularmente parecen exagerados (como la extrema violencia de los jugadores nazis), poco verosímiles (como el “gol indultado” que habría acarreado el fin del partido) o poco congruentes con el contexto, singularmente la trascendencia otorgada por las autoridades de ocupación a lo que no era más que un partido de fútbol en una liguilla de medio pelo entre equipos de aliados o colaboracionistas (acusación esta que tuvieron que soportar durante algunos años los jugadores del Start). Hasta 1958 o así nadie recordaba en Ucrania la gesta del Start ni el “partido de la muerte”, lo que da que pensar.

    Dejo dos enlaces: el primero es lo más serio que he encontrado en español sobre el partido, aunque sea del Marca:
    http://www.marca.com/2011/08/09/futbol/futbol_internacional/1312870663.html?a=8a487198ee6116f0bda239fdfbfd2d87&t=133985824

    El segundo es la noticia de Pilar Bonet sobre la polémica generada por la película “Match”. Aunque apenas trata del partido, sirve para ilustrar cómo el asunto se enmarca en un vidrioso contexto de manipulación de la historia, como casi todo lo que toca a la resistencia en los países ocupados por los nazis:
    http://deportes.elpais.com/deportes/2012/06/10/eurocopa_futbol/1339355805_079228.html

  2. Grande esta entrada
    y es que los tontos como yo
    mos explicamos el mundo no esférico
    sino a partir de un esférico
    reduccionismo paleto puro y duro
    que nos hace sonreir.

    De otro blog
    del que creo ya te comenté
    rescato el caso similar de Mathias Sindelar
    http://superga.blogspot.com.es/search?q=Mathias+Sindelar
    Una constante pues
    la representación de la asimilación en la invasión
    a través de la confrontación de deportiva
    que finalmente se revela como lo que es
    ocupación asentada en la punición .

    Incluso ya podríamos dar el salto a Zatopek
    “el gastabotas”

    Lo dicho, gran entrada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s