Con malos pelos

Soy de la extendida opinión de que la línea que separa la estancia temporal en un país de la residencia oficial en éste es el momento en el que vas a la peluquería. Ir a la peluquería es una actividad difícil y arriesgada. Tanto, que la residencia se debería conceder así, con la misma, sin más trámites ni papeleos. Superar el momento “malos pelos” en un país extranjero quiere decir automáticamente adaptación absoluta y, por lo tanto, residencia.

Obviamente, recomiendo que ante este gran paso en vuestras vidas os pongáis en manos de una local que os informe de las peluquerías más de moda, las más baratas, las más clásicas o las más in. En mi caso la Campia y la Corelli son mis gurús espirituales.

Al ya traumático momento de explicarle a un peluquero lo que quieres en otro idioma en Italia se suma el hecho de que las peluquerías italianas son raras, muy raras. Para empezar, las italianas, tienen 2 peluquerías, una para el corte y otra para el peinado, (jamás visto, yo con mi Adriano me basto y me sobro).

Los peluqueros piamonteses, además, no te dan conversación mientras te cortan el pelo, cortar, secar, peinar, así, sin más. En este caso tener un peluquero meridional te puede salvar la vida. Aunque no está dicho que no mueras de infarto cuando te de la cuenta. Las peluquerías italianas son prácticamente un bien de lujo.

 Sin embargo hay una cosa que supera a todas en cuanto a rareza. En las peluquerías italianas el volumen de revistas del corazón es infinitamente inferior al de las españolas. Aquí se llevan más la Vogue, Fashionstyle, MarieClaire y otras revistas de moda. Y yo me pregunto, ¿es que en Italia no hay maris? Y ¿si las hay, qué hacen cuando van a la peluquería si no pueden leer las ultimas novedades de la pantoja italiana ni cotillear con el peluquero?

Grandes misterios por resolver.

6 pensamientos en “Con malos pelos

  1. Jaja, cómo te entiendo, Yo pasé mi viaje de novios en Italia, tenia un pelo largo de esos pre-boda, que mi peluquero español no consentía en cortarme para poderme hacer un moño, y nada más llegar a Roma busqué una peluquería y tuve mi momento Audrey en Vacaciones en Roma. Y yo no hablo italiano, así que a ver cómo le cuento al peluquero, que más parecía un portero de night club y ni era gay ni nada (cosa que me escamó) que quería cortarme el pelo a capas. Ahí aprendí yo que tagliar era cortar. BUeno, quedé bien, y tuve un precioso peinado toda la semana.
    Un beso

  2. Ay, yo me pasé un año yendo a la peluquería sin saber qué había que decir para que te peinaran, yo veía que en la lista estaba “piega”, pero me sonaba muy mal decir “vorrei piegarmi grazie”… Pero al final salía bien, y la conversación estaba asegurada con el inmediato “¿De dónde eres? ¿Qué haces aquí?”, y desde luego los peluqueros sicilianos ayudaban… Totalmente de acuerdo contigo😉

  3. Hola soy Adriano , la verdad es que me encanta cortarte el cabello y charlar contigo, ha sido ,es y espero sera un placer.. Siempre me puedes invitar y yo encantado me marcho para alli y te corto el cabello y te peino jajajajaja espero que estes muy bien y espero verte pronto aunque sea para tomarte un cafe con nosotros besos desde sevilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s