La vida de un “productor” capítulo I

Cual productora moderna con Mac escribo desde el hotel de París. Hasta ahora, cuando veía modernos con sus macs en cafeterías con Wi-fi, halls de hotel… pensaba, “eso tiene que inspirar un montón”. Ahora me doy cuenta de que no, de que solo se hacían los modernos, porque yo llevo 20 minutos aquí sentada intentando contaros mi experiencia surrealista de este primer tour y no me sale nada, (influirá la resaca, supongo)

París es la etapa final del tour europeo de mi primer evento como “productora” Un mega tour que además me ha llevado a Barcelona y Bruselas, a mí, a mis jefes y a una bola de nieve gigante. Un evento de promoción de los Alpes turineses, muy adecuado para mí, yo que adoro la nieve, las montañas y el esquí.

No ha acabado todavía pero ya puedo decir que ha sido agotador, agotador pero provechoso y divertido. La primera etapa en Barcelona dolió un poquito no por las horas en el Maremagnum regalando chocolatinas, informando a la gente, haciendo e imprimiendo fotos y resolviendo improvistos. Dolió por volver a estar en casa, que el sol vuelva a calentar, volver a ver a amigos que hacía tiempo que no veía y echaba de menos y volver a sentir el “carácter español” por muy tópico que esto suene; que te piropeen por la calle, que el taxista te cuente su vida, hacerte amigos cada dos pasos, la ironía y el humor español.

Bruselas, Bruselas es … Bruselas; gente con prisa, stress, mezcla de nacionalidades y mucha gente estirada a la que le cuesta divertirse, (excepto contadas pero geniales excepciones). Pero desde que me ganara en mi última visita, hace poco más de 6 meses, siempre le tendré cierto cariño a esa ciudad, a pesar del enorme constipado que me he pillado esta vez. Repito y repetiré hasta la saciedad que en cuanto te alejas del centro turístico es una ciudad maravillosa, llena de escaparates alucinantes, cafeterías estupendas y sobre todo mucha birra.

Y por último, París. No sé aún como se dará el evento, pero llevo solo unas horas aquí y ya sé que París me inspira, sino fuera por ese maldito idioma que se me sigue resistiendo….

Como diría una que yo me sé, “equipoooo” en Barcelona

Pero sobre todo en este tour he aprendido. Casi siempre de los errores, que es de lo que más se aprende. He aprendido a que, “si algo puede salir mal, saldrá”, (yo creo que Murphy pensaba en esta profesión cuando enunció su ley), a que, aunque lo creas tener todo controlado, siempre hay algo que se te escapa, a que 3 cabezas piensan mejor que una, a saber chantajear a tu jefe cuando lo has visto borracho bailando el waka-waka, (fundamental), a nombrar todas las herramientas existentes en italiano y a superar la depresión que entra en las habitaciones de hotel cuando pasas más de dos días en ellas. He aprendido que cualquier minuto de sueño, por poco que parezca puede salvarte la vida en un futuro y a que en estas ocasiones siempre es mejor llevar un buen cargamento de espidifren contigo.

Seguiré informando de la dramática vida del “productor” en siguientes post. De momento, a seguir aprendiendo.

A Audagnotto, Pesce, Corelli, Claire, Cerro y Tony.

5 pensamientos en “La vida de un “productor” capítulo I

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s