Nivel I de “piamontesismo”, conseguido

Hay dos cosas que todo piamontés que se precie hace en invierno; la primera, adorar la montaña y la naturaleza por encima de todas las cosas, la segunda, comer polenta como si fuera un manjar de los dioses. Este fin de semana, en pleno proceso de relajación y desconexión he hecho las dos cosas, juntas.

He descubierto que si tienes una casa con calefacción la montaña es el mejor sitio para relajarse. Obviamente mi encuentro con la naturaleza ha sido a través del cristal, lo de pasear, esquiar y respirar aire puro lo dejo para cuando el proceso de adaptación piamontés esté más avanzado.

Como todo fin de semana de relax, éste ha incluido, música, pelis, cerveza, mimos y un cocinero particular. Como buen piamontés, Lorenzo domina el arte de la polenta, de sobre, a la perfección. Un arte que, aunque lo parezca no es fácil, porque la polenta es la cosa más sosa y con menos gracia que se haya inventado sobre la faz de la tierra.

Comer polenta con las montañas nevadas detrás me ha hecho ganar 1000 puntos en mi cuenta de conversión piamontesa particular, el siguiente paso; entender el piamontés. De momento me despido con un: c’ha staga bin

Gracias Epi

Un pensamiento en “Nivel I de “piamontesismo”, conseguido

  1. Pingback: Un igloo in piazza Vittorio | 4ºpiano – 4º piętro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s