Morriña

Os echo terriblemente de menos…

Estoy un poco lejos y desde que me gano la vida como traductora del Papa entiendo que algunas veces digáis “¿quién eres y qué has hecho con mi amiga?” Pero no, queridos, no he sido aducida por el Espíritu de Ratzninger, sigo siendo yo y os echo de menos y aunque esté lejos estoy orgullosa de todos vosotros y de todos los logros que estáis consiguiendo, aunque la mayoría de ellos signifique teneros más lejos… todavía.

Estoy orgullosa de las que terminan másters y se preparan oposiciones, (o lo intentan), de los que les dan becas imposibles de MAEC y se van a vivir a Wachinton, de los que cogen el toro por los cuernos y se van a vivir a Bournemouth, (aunque no tenga muy claro donde está), de los y las que se van a vivir a ciudades frías del norte con un estupendo contrato de trabajo, de los/las que consiguen contratos en maravillosas instituciones culturales, (por muy precarios que estos sean y por muy locos que estén los jefes… son contratos), de los que por fin aprueban el examen de lengua que parecía quererles perseguir durante toda la carrera, de los que hacen un máster y un doctorado y además tienen vida social, de las que se convierten en maravillosas diseñadoras gráficas, de las que me van a hacer tener sobrinitos, (o mejor dicho sobrinitas) de las que toman una decisión sobre, “¿qué hacer con su vida?” (y sobre todo la llevan a cabo), de las que dejan a novios petardos, de las que aprueban difíciles exámenes y se van a Terrasa, (sí nada menos que a Terrasa) a cumplir su sueño, de los que consiguen maravillosos contratos en EFE y con el dineral que ganan vienen a verme, de las que les da el siroco y se van a hacer viajes exóticos, de las que les da un siroco aún mayor y se van a vivir a Sevilla, de las que se preparan BIR, MIR, PIRS y demás exámenes con nombres raros, de los que antes de acabar la carrera ya tienen trabajo, de las que acaban lo que parecía una interminable carrera de medicina y le dan no una sino dos becas, de los que se echan novias extranjeras y en contra de todo pronóstico les duran, de los que le aumentan el sueldo…

Cuanta cursilería junta, pero en definitiva, quiero que sepáis que por cada uno de vuestros logros yo me tomo un Martini y me estoy poniendo fina… pero aunque la salud de mi hígado sufra, no paréis que yo lo seguiré celebrando a la italiana.

Os quiero….

Pd. Cuánto mal hizo el anuncio de Coca-Cola y que cursi y blandita me he levantado hoy. No seáis rancios y venid de vez en cuando a celebrar algo conmigo.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s