El congiuntivo, o ese tiempo del demonio

Cuando me vine a Italia todos me decían que el italiano era fácil, que se entendía todo y que en menos de dos semanas estaría hablando perfectamente. Es evidente que los que me lo decían no conocían el congiuntivo, (subjuntivo en español) un tiempo verbal del demonio cuyos usos no tienen nada que ver con lo que sería lógico en español.

No digo que el italiano sea difícil, mucho menos comparado con un alemán, un húngaro, un lituano o un sueco, pero tiene cosas realmente rompe coglioni y que la mayoría de italianos ni siquiera saben usar de manera adecuada, veáse il congiuntivo.

Estoy convencida de que hablar bien italiano es más fácil para un sueco que para un hispano hablante. Hablar bien, repito, que no es lo mismo que hacerse entender. Tantas similitudes a veces hacen las diferencias, por pequeñas que sean, más difíciles de entender de lo que serían si no tuviesen nada que ver.

En definitiva, que hoy odio la lengua de Dante y sobre todo el congiuntivo.

Otras cosas que odio del italiano;

– El ci y el ne y su uso irracional

– La conjugación del verbo avere en pasado remoto

– Que salir se diga uscire y subir salire

– Las preposiciones y su manía de juntarse, abreviarse, apostrofarse…

– Los pronombres directos e indirectos

– Hablar de usted

Todo esto es porque mañana tengo un examen. Supongo que a partir de las 12:00 me habré reconciliado con la lengua de Dante.

A Daniela por soportar mis impaciencias con el conguintivo.

7 pensamientos en “El congiuntivo, o ese tiempo del demonio

  1. jajjajajaa è tutto vero..me alla fine abbiamo impara per lo meno dire cazzo no?ahahahha il test non e stato cosi dificile eh!che dici mia acompagna?

  2. 1.- Clara: seguro que ahora te acuerdas de aquel anuncio televisivo de un curso en fascículos que convertimos en muletilla entre nosotros: “l’italiano é molto facile e divertente! “Divertente”, no sé; pero “facile”, ¡un huevo!

    2.- Coñas aparte, lo cierto es que uno de los 18 millones de dificultades que tenemos los hispanoparlantes para aprender idionas es que el español, contra lo que nos gusta creer a los propios españoles es un idioma relativamente sencillo, incluso comparado con otros próximos. Tenemos un número muy reducido de fonemas (teóricamente 5 vocálicos y 19 consonánticos, pero el seseo y el yeísmo reducen éstos a 17 o 18 para la inmensa mayoría), una ortografía bastante ajustada a la fonética (pese a las propuestas de reforma radical de G.ª Márquez o G.ª Calvo: compara con el inglés o el francés) y una morfosintaxis no demasiado complicada, con la posible excepción de la flexión verbal. P. ej., las partículas pronominales “ce” y “ni” que mencionas no tienen equivalente en castellano (salvo el residuio de la “y” en el impersonal “hay”), pero sí en francés o caralán.

    3.- Efectivamente, según he bicheado en internet, parece que las mayores dificultades para el aprendizaje de otra lengua se producen cuando entre la lengua propia y la extranjera se dan elementos similares`pero diferentes, de modo que tendemos a interpretar los elementos de la segunda conforme al hábito adquirido para la primera, con lo que esta interferencia genera confusiones. Está estudiado sobre todo para la fonética, pero creo que vale igual o nás para la morfosintaxis. Ya tenemos una teoría para consoloarnos.

    4.- En todo caso, me alegro de que, según parece, te haya salido bien el examen. Tu sei grande, ragazza!

  3. Pingback: Le doppie o como amargarte una tarde de domingo « 4ºpiano

  4. Pingback: Le doppie o como amargarte una mañana de domingo « 4ºpiano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s